Cómo afrontarla y ser de ayuda al moribundo
curso · 15 de abril
Por qué necesitamos pensar en la muerte

Es posible que no nos guste hablar de la muerte, pero contemplar nuestra propia muerte nos animará a utilizar nuestra vida con sabiduría, preparándonos internamente para protegernos de los sufrimientos de la muerte. Ahora, cuando alguien cercano a nosotros, como nuestro padre, nuestra madre o algún amigo, se está muriendo, no sabemos cómo ayudarlo y sentimos tristeza y frustración debido a nuestra incapacidad para resultarles de verdadera utilidad. Prepararnos para la muerte es una de las cosas más bondadosas e inteligentes que podemos hacer tanto por nosotros mismos como por los demás.

“No somos mas que viajeros

que estamos de paso”

En realidad, este mundo no es nuestro hogar. Llegamos de nuestra vida anterior y dentro de unos años, o incluso unos pocos días, viajaremos a nuestra próxima vida. Entramos en este mundo solos y con las manos vacías, y nos iremos del mismo modo. Todo lo que hayamos acumulado en esta vida, incluyendo nuestro propio cuerpo, se quedará atrás. Lo único que podemos llevarnos de una vida a otra son las huellas de las acciones virtuosas y perjudiciales que hayamos realizado. Si ignoramos la muerte, echaremos a perder nuestra vida luchando por cosas que tendremos que dejar atrás y cometiendo acciones perjudiciales para conseguirlas, y nos veremos obligados a viajar a nuestra próxima vida sin otro equipaje que la pesada carga del karma negativo.

Qué es la muerte

Nuestra muerte es la separación definitiva de nuestro cuerpo y mente. Al morir, nuestra mente se separa del cuerpo para siempre. Nuestro cuerpo permanece en el sitio en que se quedó en esta vida, pero nuestra mente viaja a distintos lugares en nuestras vidas futuras, como el pájaro que abandona su nido para volar a otro.

“Puesto que estamos vivos,

nos vamos a morir”

Si nuestro modo de vida se basa en una percepción realista de nuestra mortalidad, consideraremos que el desarrollo espiritual es mucho más importante que los logros mundanos y que el tiempo que permanezcamos en este mundo es una oportunidad para cultivar mentes virtuosas, como la paciencia, el amor, la compasión y la sabiduría. Motivados por estas mentes virtuosas, realizaremos acciones positivas y crearemos la causa de nuestra felicidad futura. Cuando vayamos a morir, lo haremos sin miedo ni arrepentimiento porque nuestra mente tendrá la fortaleza del karma virtuoso que habremos acumulado.

En este curso aprenderemos:

  • Cómo hacer el mejor uso de nuestra vida
  • Qué ocurre cuando morimos
  • Cómo afrontar la muerte sin miedo

Maestra

Elisa Valero

Elisa Valero

Maestra residente

Horario

15 de abril

  • Curso de 10:30 a 13:30h
    • 1ª parte: 10:30 a 12h
    • 2ª parte: 12:30 a 13:30h
  • Descanso de 12 a 12:30h

Precios

  • Curso completo 15€
  • Precio por sesión:
    • 1ª parte 9€
    • 2ª parte 7€

Inscripción

Nombre y apellidos*

Email*

Mensaje

comillasCuando la turbulencia de las distracciones disminuye y nuestra mente se calma, surge de forma natural en nuestro interior un sentimiento profundo de felicidad y satisfacción que nos ayuda a hacer frente al ajetreo y las dificultades de la vida diaria.

Ven. Gueshe Kelsang Gyatso Rimpoché