Meditar es fácil
curso · 11 de febrero
Por qué meditar

El propósito de la meditación es pacificar y calmar la mente. Cuando nuestra mente está serena, dejamos de tener preocupaciones y problemas, y nos sentimos felices. En cambio, cuando nuestra mente está agitada, sin paz, por muy agradables que sean las condiciones externas que nos rodean, no podemos ser felices, nos sentimos insatisfechos, estresados y nos enfadamos con facilidad.

Generalmente, nos resulta difícil controlar nuestra mente.  Sufrimos continuos cambios en nuestro estado de ánimo porque nos involucramos demasiado en las situaciones externas.

Por medio de la meditación, aprendemos a crear un espacio en nuestro interior y una claridad mental que nos permiten controlar nuestra mente sin que nos afecten las circunstancias externas. Gradualmente, adquirimos una estabilidad mental que nos permite estar siempre felices, en lugar de oscilar entre los extremos de la euforia y el desaliento.

Si nos adiestramos en la meditación, descubriremos paz en nuestro interior y disfrutaremos de una felicidad cada vez más pura. Finalmente gozaremos en todo momento de felicidad, aunque tengamos que enfrentarnos con las circunstancias más adversas.

Cómo empezar a meditar

Primero debes elegir un lugar tranquilo para meditar. Puedes sentarte en la postura tradicional, con las piernas cruzadas una sobre la otra, o en otra posición que te resulte cómoda. Si lo prefieres puedes sentarte en una silla. Lo más importante es mantener la espalda recta para evitar caer en un estado de sopor o somnolencia.

La primera etapa de la meditación consiste en disipar las distracciones y lograr cierta claridad y lucidez mentales. Esto puede lograrse con un ejercicio sencillo de respiración.

Al principio, descubriremos que nuestra mente está muy ocupada, puede que pensemos que la meditación la agita todavía más, pero, en realidad, lo que ocurre es que comenzamos a darnos cuenta del estado mental en que nos encontramos normalmente.

Si practicamos con paciencia, nuestras distracciones irán disminuyendo y experimentaremos una sensación de serenidad y relajación. Aunque a veces nos parezca que no avanzamos en la meditación, debemos recordar que solo con intentar practicarla estamos creando el karma mental para disfrutar de paz interior en el futuro.

Maestra

Elisa Valero

Elisa Valero

Maestra residente

Horario

11 de febrero

  • Curso de 10:30 a 13:30h
    • 1ª parte: 10:30 a 12h
    • 2ª parte: 12:30 a 13:30h
  • Descanso de 12 a 12:30h

Precios

  • Curso completo 15€
  • Precio por sesión:
    • 1ª parte 9€
    • 2ª parte 7€

Inscripción

Nombre y apellidos*

Email*

Mensaje

comillasCuando la turbulencia de las distracciones disminuye y nuestra mente se calma, surge de forma natural en nuestro interior un sentimiento profundo de felicidad y satisfacción que nos ayuda a hacer frente al ajetreo y las dificultades de la vida diaria.

Ven. Gueshe Kelsang Gyatso Rimpoché