lucidez ~ claridad ~ fuerza ~ estabilidad
curso · 11 de marzo
Por qué necesitamos concentración

La concentración no es solo necesaria para meditar sino también para realizar las tareas cotidianas como cocinar, conducir o trabajar. Si nos distraemos mientras conducimos podemos tener un accidente; si nos distraemos en el trabajo, cometeremos errores y no seremos eficientes. Sin un mínimo de concentración, no conseguiremos ni siquiera preparar una taza de té.

“Es muy importante adiestrarnos en la concentración porque con distracciones no alcanzaremos nada

La concentración es especialmente importante en el adiestramiento espiritual. La recitación de mantras, la escucha, la contemplación y la meditación, solo son eficaces si se realizan con una buena concentración. Cuando actuamos con una mente distraída, muestras acciones no son poderosas y cometemos muchos errores.

La concentración pura tiene cuatro cualidades: lucidez, claridad, fuerza y estabilidad. Cuando la mente está libre de distracciones conceptuales, permanece clara y lúcida, como un cielo sin nubes, y esta cualidad se denomina lucidez. Claridad significa que le objeto aparece en la mente de manera clara e intensa; fuerza, que la retentiva mental es poderosa y retiene el objeto con firmeza, y estabilidad, que la mente permanece en su objeto de manera convergente

Función de la concentración

La función principal de la concentración virtuosa es apaciguar la mente. Ahora nuestra mente es como un caballo desbocado, carece de libertad y se ve dominada por el enfado, el apego y otras mentes perjudiciales, que perturban nuestra paz mental y roban nuestra felicidad. Con concentración podemos coger las riendas de nuestra mente y lograr que nos obedezca, como un caballo domado que obedece al jinete.

Para desarrollar una concentración perfecta debemos eliminar todo tipo de distracciones: externas e internas. Las externas son las que desarrollamos cuando nos relacionamos con objetos externos que hacen que nuestra mente se perturbe o altere. Las distracciones internas son más sutiles. Surgen durante la meditación cuando recordamos los objetos de apego o de aversión.

“Si nuestra concentración es clara y firme, nos resultará fácil progresar en cualquier práctica de Dharma”

La concentración es necesaria no solo en la meditación formal, sino también para escuchar las enseñanzas o leer un libro de Dharma. Si estamos distraídos mientras leemos un libro de Dharma, no comprenderemos su significado. Incluso es posible que pensemos que no está bien escrito, pero en realidad no lo entendemos porque tenemos la mente distraída.

Maestra

Elisa Valero

Elisa Valero

Maestra residente

Horario

11 de marzo

  • Curso de 10:30 a 13:30h
    • 1ª parte: 10:30 a 12h
    • 2ª parte: 12:30 a 13:30h
  • Descanso de 12 a 12:30h

Precios

  • Curso completo 15€
  • Precio por sesión:
    • 1ª parte 9€
    • 2ª parte 7€

Inscripción

Nombre y apellidos*

Email*

Mensaje

comillasCuando la turbulencia de las distracciones disminuye y nuestra mente se calma, surge de forma natural en nuestro interior un sentimiento profundo de felicidad y satisfacción que nos ayuda a hacer frente al ajetreo y las dificultades de la vida diaria.

Ven. Gueshe Kelsang Gyatso Rimpoché